Pequeños puertos donde atracar

Viajar es algo que puede resultar agotador. Digamos que, durante una temporada interesante de nuestra vida, nos pasamos horas y horas haciendo y deshaciendo maletas, imprimiendo tarjetas de embarque y billetes de autobús… además de las horas que pasamos fuera de casa explorando nuevas ciudades. Es la experiencia más enriquecedora del mundo, pero todo tiene un coste. Pasamos mucho tiempo fuera de casa, dejando atrás a familiares y amigos y un lugar tranquilo que ya conozcamos donde poder relajarnos tranquilamente (y, seguramente, donde estemos planeando nuestra próxima escapada).

No es que realmente estemos agotados de movernos por todas partes del mundo, simplemente, necesitamos un lugar donde atracar, una especie de estación de servicio donde pondremos nuestras ideas en orden, reflexionaremos sobre lo que ya hemos vivido y donde aprenderemos a ver qué es lo que hemos aprendido durante todo ese tiempo.

En este post hablaré sobre algunos de mis pequeños rinconcitos, escondidos en algunos lugares del mundo, donde siempre me siento como en casa, donde no hay nada que pueda molestarme y donde puedo pensar con tranquilidad y, como he dicho, donde suelo planear mi próxima parada.

Azotea del Círculo de Bellas Artes, Madrid

Vistas al Edificio Metrópolis desde la azotea del Círculo de BBAA, Madrid
Vistas al Edificio Metrópolis desde la azotea del Círculo de BBAA, Madrid

Cómo no, ¿verdad? Es que ya dije en su momento que Madrid es “donde regresa siempre el fugitivo” y en mi caso no iba a ser diferente. Dentro de esta gran ciudad la verdad es que es difícil decantarse por un solo sitio de refugio, sobre todo porque, en realidad, no es tan sencillo como parece: encontrar un poco de calma en una ciudad que está llena de vida las 24 horas del día no es tan fácil. Pero aquí podréis encontrarme más de una vez si visitais la capital española. Desde las alturas se puede contemplar la inmensidad de la ciudad y tener unas vistas privilegiadas del que, en mi opinión, es el edificio más bonito de la ciudad: el edificio Metrópolis. También podemos ver la emblemática Plaza de la Cibeles.

Me vengo muchas veces aquí por la situación en la que se encuentra: encima de todas las cosas y en medio de toda la ciudad. Cuando me siento en una de las sillas que hay en la azotea, puedo contemplar todo a mi alrededor, embriagarme de la grandeza de Madrid, respirar su contaminación (también dije que es algo que a los de aquí nos gusta) y, sobre todo, pensar tranquilamente. A pesar de ser uno de los lugares más populares de Madrid, no es de los más concurridos por turistas y siempre se puede encontrar un hueco donde sentarse tranquilamente. Allí me gusta pensar en los lugares a los que querría viajar más adelante, en los lugares en los que he estado…en fin, evadirme durante un rato para, al final, acabar bajando a la Gran Vía y poner los pies en la tierra rodeada del bullicioso tráfico, de luces sin fin y el incesante sonar de las bocinas de los coches.

Las orillas del río Douro, Oporto

P1060116

La llegada de las líneas de bajo coste ha hecho que podamos presentarnos en casi cualquier lugar del mundo (o de Europa, en nuestro caso) en escasas horas y por un precio bastante razonable y asequible.

La primera vez que estuve en Oporto, Portugal, fue hace ya más de 5 años y la verdad es que, según salía del aeropuerto para coger el metro que me llevaría hasta mi albergue, me di cuenta de que sería uno de mis sitios favoritos a los que acabaría volviendo. Y así fue: visité la ciudad 4 veces más, quedando siempre encantada y descubriendo cada vez más cosas sobre la ciudad.

Aunque he de decir que aquí se respira paz y tranquilidad en prácticamente todas partes, mi lugar favorito ronda las cercanías del puente de Don Luis I, a orillas del río Duero. Es uno de los pequeños placeres de mi vida dar un paseo a orillas del río hasta llegar hasta el puente, sentarme en unas escaleras o en un muro y contemplar la inmensidad de esta maravillosa obra de arte, el vaivén de personas que cruzan a Vila Nova de Gaia a deleitarse con los tesoros que se encuentran en las bodegas, y también disfrutar de ese toque pintoresco que ponen los barcos ravelos por el río.

La guinda a este precioso lugar se lo pone la posibilidad de disfrutar de un cono de castañas asadas en otoño o saborear uno de los riquísimos pasteles de Belem durante cualquier día del año. Y, por supuesto, cuando llega la tarde, sentarse en cualquier terraza cercana a disfrutar de una copa de vino de Oporto o de una cerveza portuguesa (en mi humilde opinión, de las mejores que hay).

Notre Dame de París

Notre Dame de París por la noche
Notre Dame de París por la noche

No podía faltarme una visita a la capital francesa en un post como este. Aunque ya hablaremos de esta preciosa ciudad más adelante, merece una mención especial su catedral. Las veces que he visitado París supera ya la veintena y diré siempre que nunca me cansaré de visitarla. Y uno de mis puntos obligatorios es la catedral de Notre Dame. No me considero una persona religiosa ni espiritual, pero he de confesar que, siempre que paso por aquí, algo despierta en mí calma y serenidad.

Es todo lo que la rodea: la plaza, sus alrededores, verla por fuera, por dentro, subir a lo alto de sus torres, incluso pasar de largo. Pero nunca te deja indiferente. Bajo la atenta mirada de los meticulosamente esculpidos santos y de sus gárgolas, me siento protegida e invitada a entrar, sentarme en uno de sus bancos y desconectar. Dentro podemos contemplar esa inmensidad que es la catedral: sus arcos, sus columnas y sus vidrieras. Y sin más complicaciones: es de los lugares más tranquilos que conozco, donde mi experiencia consiste en perderme dentro de la catedral, perderme entre sus arcos, entre mis pensamientos y, así, pasar horas y horas, hasta que llega el momento de salir y de sumergirse en la ciudad del amor, de las luces, de los sueños.

Y así termino este post, gracias al cual he podido viajar de nuevo a estos tres lugares, sin duda, mis favoritos en todo el mundo y a los que espero poder regresar muy pronto (siempre y cuando no esté explorando nuevos rinconcitos ;)).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s